Torrijas de leche

Las torrijas son un dulce muy típico en España para Semana Santa.

Aunque sé que existen infinitas variedades en otras partes del mundo, y, dentro de España, hay tantas versiones como casas, hoy nos vamos a centrar en unas deliciosas torrijas de leche que es la receta que lleva preparando mi padre toda la vida y le quedan de vicio.

Así que, para mí, es la auténtica receta de torrijas de leche de toda la vida, fáciles y deliciosas.

Ingredientes:

  • 1 barra de pan
  • 1,5 litros + 1 litro de leche
  • 4 huevos
  • 150 ml de anís
  • 4 ramas de canela
  • 90 gramos + 4 cucharas de azúcar
  • Aceite para freír

Elaboración:

Tradicionalmente, para esta receta se usaba pan seco o duro que había sobrado de días anteriores. Actualmente, se suele comprar de propio e, incluso, existen barras de pan específicas para la elaboración de torrijas.

Realmente, da igual el tipo de pan que usemos, pero, creo, que quedan mejor si usamos un pan de miga prieta, es decir, que no tenga mucho alveolo (burbuja).

Comenzamos poniendo un litro de leche en un bol, a la que le añadimos casi todo el azúcar de los 90 gramos, reservado un pelín, un par de cucharadas más o menos.

Cortamos la barra de pan en rebanadas como de un centímetro de grosor.

En un plato, ponemos los huevos y el azúcar que hemos reservado antes y lo batimos juntos.

Vamos a ir remojando las rebanadas de pan en el bol con leche y azúcar, uno minutos hasta que las veamos bien empapadas.

Las sacamos del bol y dejamos que escurran la leche sobrante un par de minutos apoyadas en un plato limpio y seco.

Ahora, las pasamos por el huevo batido por las dos caras y las ponemos en aceite caliente para freirlas.

Las freímos por los dos lados unos minutos hasta que coja el tono dorado típico tan rico.

Conforme las tengamos fritas las vamos echando a una cacerola amplia.

En el fuego, en otro cazo, ponemos litro y medio de leche a calentar.

A la leche, añadimos el anís, las 4 cucharadas de azúcar y las ramas de canela

Dejamos que hierva unos 5 minutos para evaporar un poco el alcohol y que la canela de infusione y suelte el sabor.

Después, déjalo reposar un poco para que pierda algo de temperatura y vierte la leche cocida sobre las torrijas.

Las dejamos enfriar completamente y se conservan, tapadas, en la nevera.

Se comen frías.

Tenéis más recetas para días especiales como estas torrijas de leche por aquí o en Youtube. También subo cositas por Instagram 😉