Tarta ligera de queso y mango

Vamos a preparar una tarta ligera de queso y mango que no necesita horno. Es muy fácil de preparar y con un contenido mucho menor de calorías que una tradicional. Queda súper rica y la puedes preparar para cualquier ocasión y darte un capricho sin remordimientos.

Ingredientes:

  • Unas 34 galletas integrales
  • 500 gramos de queso quark 0% o queso fresco batido. Yo he usado uno con sabor a vainilla, si no lo encuentras lo puedes usar natural y añadirle unas gotitas de esencia de vainilla.
  • 120 gramos de leche desnatada o bebida vegetal
  • 90 gramos + 125 gramos de agua
  • 4 claras de huevo
  • 2 mangos maduros
  • 6 + 2 hojas de gelatinas
  • Stevia o edulcorante al gusto

Elaboración:

Empezaremos triturando las galletas en una picadora, si no tenéis podéis meterlas en una bolsa y chafarlas con un rodillo hasta que sean virutas pequeñas, tipo tierra.

Mezclamos las galletas trituradas con los 90 gramos de agua.

Cubrimos con la mezcla de galletas la base de un molde. Repartiéndolas por toda la base, presionando. Reservamos.

Ahora, montamos las claras de huevo a punto de nieve firme.

Batimos el queso con casi toda la leche, tenemos que reservar una poquita, como un cuarto, para disolver la gelatina.

La leche sobrante la calentamos sin que llegue a hervir y disolvemos las 6 hojas de gelatina en ella, que la habremos tenido hidratando en agua fría 3 minutos.

La leche con la gelatina la añadimos al queso y mezclamos. Si usas queso natural, en este punto le puedes añadir la esencia de vainilla y unas gotas del edulcorante de tu preferencia.

Añadimos parte de las claras al queso y las integramos con movimientos envolventes. Continuamos añadiendo el resto de las claras e integramos de nuevo.

Vertemos esta mezcla sobre la base de galletas y la dejamos reposar en frío para que cuaje un par de horas.

Pelamos y cortamos los mangos y los trituramos con la batidora.

Hidratamos las dos hojas de gelatina que quedan en agua fría y las disolvemos en los 125 ml de agua caliente.

Echamos el agua en el mango y mezclamos.

Vertemos el puré de mango sobre la tarta y la dejamos reposar otra horita o así.

Lo ideal es dejar reposar esta tarta ligera de queso y mango y comerla de un día para otro.

Podéis echar un vistazo a otras recetas similares en Youtube. También subo cositas por Instagram 😉