Tarta de queso light y mango

tarta de queso light

Personalmente, las tartas de queso me pirran. Cualquier versión y formato, da igual. Aunque mi tarta de queso favorita, si es que es posible elegir una, es la típica cheesecake de Nueva York.

Lo malo de estas tartas y pasteles (como casi todas, por desgracia) es que son bastante calóricas y a veces, queremos darnos un capricho, un homenaje o tenemos un antojo, pero no queremos dejar de cuidarnos y ahí entramos en una encrucijada.

Por eso, como fan de las tartas de queso, elaboré esta receta de tarta de queso light para poder darnos ese capricho sin sentirnos tan culpables ni notar devastadores efectos secundarios en la báscula, por ejemplo.

Esta tarta de queso light con cobertura de mango está buenísima (que voy a decir yo, que no puedo ser imparcial cuando de queso se trata), no se nota para nada que le hayamos rebajado el contenido calórico al máximo.

Ingredientes:

  • 34 galletas integrales tipo maría. Yo utilizo ésta.
  • 500 gramos de queso quark vainilla descremado. Yo lo encuentro en Alcampo, si no, se puede sustituir por queso fresco batido 0% y unas gotas de esencia de vainilla.
  • 120 gramos de leche desnatada
  • 90 gramos + 125 gramos de agua
  • 4 claras de huevo
  • 2 mangos maduros
  • 6 + 2 hojas de gelatina neutra
  • Stevia líquida al gusto

Tarta de queso light

Preparación:

Lo primero que hay que hacer es preparar la base. Para ello, trituramos las galletas bien menudas. Podemos utilizar una picadora, un mortero, o meter las galletas en una bolsa cerrada y darle golpes con el rodillo.

Cuando tengamos las galletas hechas migas, las mezclamos con los 90 gramos de agua y formamos una pasta.

Extendemos esta pasta en la base de un molde desmontable, presionando y cuidando que no queden huecos.

Montamos las claras a punto de nieve y reservamos.

En un bol, mezclamos el queso con 2/3 de la leche.

Hidratamos las 6 hojas de gelatina en agua muy fría y las disolvemos en la leche sobrante que habremos calentado en el microondas.

Mezclamos la gelatina disuelta en el queso y le añadimos las claras que mezclamos con movimientos envolventes.

Le añadimos la stevia al gusto. Vamos probando la mezcla de queso para comprobar el punto de dulzor.

Vertemos la mezcla sobre la base de galletas y la dejamos enfriar en la nevera una media hora.

Pasado ese rato, ponemos las 2 hojas de gelatina a hidratar en agua muy fría.

Pelamos los mangos y los trituramos con la batidora para formar un puré.

Calentamos los 125 gramos de agua y disolvemos la gelatina en ella.

La añadimos al mango, mezclamos, si es necesario agregamos unas gotas de stevia y vertemos sobre la tarta de queso light.

La dejamos que cuaje un mínimo de dos horas antes de desmoldar.

¡Ríquisimo! Os animo a prepararla en casa porque queda deliciosa.

¡Nos vemos por aquí, por las redes sociales y Youtube!.

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies