Mejillones al vapor

Hacer mejillones al vapor es de lo más fácil que hay. Además, es una preparación súper rápida y, encima, es sanota.

¿Qué más se puede pedir?. Acompañados por un poco de limón, sin más, ya son una delicia.

Ingredientes:

  • 600 gramos o un kilo de mejillones frescos
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1 hoja de laurel
  • Agua
  • Y para acompañar: limón, vinagreta… a nuestro gusto.

Elaboración:

Normalmente, los mejillones frescos vienen un poco sucios, así que primero tendremos que limpiarlos.

Las cositas que tengan pegadas en la cáscara se pueden quitar rascando con un cuchillo. Otra forma más sencilla para limpiarlos, si no tienes práctica, es frotar las cáscaras con un nanas.

Para quitar las barbas que sobresalen entre las junturas de las cáscaras tenemos que tirar de ellas y arrancarlas.

Les damos un buen lavado en el grifo para quitar cualquier impureza que haya quedado.

En una cacerola en la que podamos poner tapa, ponemos el vino y completamos con un poco de agua hasta que ocupe unos dos dedos de alto, añadimos la hoja de laurel.

Lo llevamos a ebullición al fuego alto y cuando hierva echamos los mejillones y tapamos inmediatamente.

Cocemos 3 minutos y ya los podemos sacar.

Se pueden tomar con un poco de sal y limón, una vinagreta, un poco de mayonesa…

Sólo una cosa a tener en cuenta: Los mejillones que no se hayan abierto durante la cocción hay que tirarlos, ya que seguramente estén malos.

Si os ha gustado cómo hacer mejillones al vapor, podéis echar un vistazo a otras recetas similares en Youtube. También subo cositas por Instagram 😉