Hojaldre preparado

(Actualizado: Escribí este artículo en mi blog anterior en 2016, luego, perdí todo el contenido pero esto lo conservaba en word. Por eso, he podido republicarlo, he aprovechado para actualizarlo, ya que han cambiado cosas).

Hay numerosas marcas comerciales que venden hojaldre preparado, bien fresco, o bien congelado, a las que podemos recurrir cuando queremos preparar una receta con este ingrediente.

Como amante de la repostería he probado muchas de esas marcas que nos ofrece el mercado y quería dejaros mi opinión sobre cada una de ellas.

Lo que está claro, es que como el hojaldre casero ninguno, pero es cierto que es un producto con una elaboración un poco complicada y lenta, de muchos pasos y algo precisos, que, además, influye más de lo que parece en el resultado final el uso de ingredientes de calidad (que a menudo no son baratos). La podemos hacer, y se han creado versiones rápidas de recetas de hojaldre, pero, para darnos un capricho puntual, las que nos venden preparadas cumplen su propósito estupendamente.

Buitoni:

Esta marca tan conocida, antes La cocinera, ofrece distintos formatos. La calidad es la misma en todos ellos, sólo cambia la cantidad y la presentación. Encontramos masas frescas rectangular o redonda de 230 gramos, su precio ronda los 2 euros. Y congelada de medio kilo, en torno 3 euros. Todas ellas ya extendidas. La calidad es buena, como cabe esperar de una marca como esta, ofrece un resultado suave y crujiente y, el hecho de que ofrezca formatos tanto rectangular como redondo, amplía las posibilidades de uso, ya que para una tarta queda ideal la redonda, pero si queremos hacer trenzas, palmeras u otra cosas, la rectangular nos permite un aprovechamiento máximo de la masa. Aunque su precio es ligeramente elevado si la comparamos con otras marcas, entra dentro de los límites asequibles. Es muy recomendable.

Belbake:

(Parece que ahora se llama Chef Select)

Ésta es la marca blanca del Lidl. Sólo la ofrecen fresca en formato redondo, de 230 gramos, su precio es poco superior al euro. Lo cierto es que, de todas las que he probado, esta se ha convertido en mi favorita. Es la mejor en relación calidad-precio. Su calidad es comparable a la de marcas como Buitoni, pero con un precio menor. El producto resultante, es suave, crujiente, un hojaldre muy hueco y agradable. La pega es que sólo la tengan redonda, porque eso te hace desaprovechar los recortes de la masa si la quieres convertir en cuadrada o rectangular. Es el hojaldre por excelencia para cocinillas low cost, ¡Como yo!.

Hacendado:

(Últimamente, no encuentro el congelado, no estoy segura de si lo han retirado o simplemente no lo traen al Mercadona que yo suelo ir)

La marca blanca de Mercadona. Ahora la comercializan en dos versiones: fresca o congelada. La fresca se presenta en un envase de 520 gramos, en dos láminas de 260 gramos cada una, al precio de 2,50 euros. De su calidad no puedo hablar porque no la he probado, la fabrica Casa Tarradellas, así que supongo que su calidad será muy similar o igual.

La congelada se presenta en dos láminas rectangulares de medio kilo en total, de poco más de un euro. Es innegable que es la más barata de todas las que podemos encontrar. Pero su calidad va en consonancia: Las láminas son mas gruesas que otras marcas y el resultado es un hojaldre más denso, que no se nota el sabor ni el aroma a mantequilla. No es que sea mala, pero las hay mejores. La ventaja es que su formato es rectangular, con lo que garantizamos el máximo aprovechamiento, aunque para preparaciones redondas, tenemos el problema inverso, al tener que darle la forma redondeada, desecharemos los recortes de masa.

Casa Tarradellas:

Se comercializa fresca en un envase de 260 gramos, Su precio ronda 1’50 euros. Yo he probado la variedad normal pero existe también con mantequilla. Ambos vienen en formato cuadrado. Es un hojaldre que queda bastante hojaldrado (valga la redundancia) aunque se me hace un poquito seco. De sabor muy neutro, así que combina bien tanto en dulces como en salados. No es de mis favoritas, la verdad. Aunque el precio es ajustado, cogería antes la marca blanca del supermercado en el que esté.

Findus:

(Ahora, al parecer, las masas congeladas de Findus son La cocinera)

Esta marca ofrece su masa congelada, en un envase de medio kilo, repartido en dos láminas. Lo positivo es que son rectangulares, que, ya os he mencionado, para mí se aprovechan mejor. Su precio es de 3 euros, de precio medio, teniendo en cuenta que trae más cantidad que otras marcas conocidas. Pero tiene un inconveniente y es que vienen envueltas en un celofán hermético, pero no trae papel vegetal (o encerado), sin separación física entre ambas, que si se te pasa de descongelar corres el riesgo de que se te pegue la una con la otra y sea casi imposible de despegar… Es más gruesa que otras. De hecho, me recuerda muchísimo a la Hacendado, (o al revés, sea quien fuere quien la sacó al mercado antes), misma textura, mismo grosor y mismo resultado. Así que sacamos una cosa clara: No voy a comprar un producto cuando tengo otro por la mitad de precio que me ofrece la misma calidad.

Frinca:

Esta masa de hojaldre es un poco diferente a las demás, porque, en lugar de venir en lámina ya estirada, nos la venden en bloque para estirarla a nuestro gusto. Congelada, en un envase de medio kilo repartido en dos cuadrados. Tampoco vienen separadas por papel vegetal, aunque ésta aún tiene un poco de perdón porque si se te pegan al descongelar puedes estirarla como si fuera un solo bloque. Su precio es de 2,09 euros. El resultado no me convence, queda más apelmazado que otras marcas y más duro.

Rana:

(Actualmente me ha sido imposible volver a encontrarla en ningún comercio, ni siquiera sale en el catálogo de la web oficial de Rana, puede que la hayan descatalogado, no lo sé, si alguno sabéis algo al respecto agradecería la información)

Es una masa fresca en una sola lámina de 230 gramos de forma circular, su precio no llega a 2 euros. La masa es fina y elástica. Se hincha mucho en el horno, de las que más diría yo. El resultado es un hojaldre ligero, suave y crujiente. Muy buena opción.

Auchan:

Es la marca blanca de Alcampo. Viene fresca, en un envase de 230 gr, redonda y, ahora también, rectangular, por 1 euro. Al abrirla la textura y elasticidad de la masa parece más rígida y seca que otras marcas, sin embargo, el resultado es un hojaldre suave y de buen sabor, quizá un poco más apelmazado que otras marcas, pero, en general, es un hojaldre bueno en relación calidad-precio.

Alcampo Gourmet:

Alcampo tiene una gama más “especial” que llama gourmet que incluye productos como esta masa de hojaldre con mantequilla, fresca. Viene en formato redondo de 230 gramos. Al abrirlo, la notamos bastante elástica, con muy buena pinta. Una vez horneada nos deja una masa muy suave, tanto en textura como en sabor que hojaldra muy bien. El sabor a mantequilla yo no lo noto demasiado pero sí que me parece una buena opción ya que sólo cuesta 1,40.

Por último, os dejo dos marcas de hojaldre sin gluten:

Schär:

Marca especializada en productos sin gluten. Su masa de hojaldre viene congelada en formato cuadrado, en un envase de 250 gramos. La verdad, es que es la marca más cara que he visto, rondando los 3’50 euros el paquete. Es bastante diferente a las masas corrientes. En crudo, su textura es más seca y rígida que las otras y un poco quebradiza. El resultado es muy diferente a las masas estándar pero está bastante lograda teniendo en cuenta que se trata de un producto especial. Se hincha, pero el sabor y la textura al paladar me recuerdan más a una masa para empanadas que a un hojaldre.

Buitoni sin gluten:

Cada vez más marcas se animan a elaborar productos para cubrir necesidades específicas como en este caso. Buitoni ahora comercializa también su masa de hojaldre sin gluten, fresca, redonda de 280 gramos. Su precio ronda los 3’30 euros, es ligeramente más barata que la Schär, también teniendo en cuenta que lleva un poco más de cantidad. En sabor está más lograda diría yo, tiene un punto que me recuerda a las masas con mantequilla. Tampoco hojaldra como las convencionales pero si es un poco más esponjosa que la anterior.

Llegados a este punto puedo sacar una conclusión a modo de resumen: Las masas frescas, por lo general, ofrecen una mejor calidad que las congeladas.

Con hojaldre preparado puedes hacer recetas como estos hojaldres con crema de frutos rojos.

Hasta aquí mi opinión sobre todas las marcas que han pasado por mis manos, ¡Espero que os sirva la información!, me gusta probar las opciones que tenemos, a ti ¿Cuál te gusta más? ¡Déjame tu opinión en los comentarios! ¡Te espero también en Instagram y en Youtube!