Cupcakes red velvet con cobertura de chocolate blanco

Vamos a preparar unos deliciosos cupcakes red velvet con cobertura de chocolate blanco. Es una receta perfecta para San Valentín. Aunque yo la preparo siempre en cumpleaños 🙂

Los cupcakes, ya sabréis que son: Unas magdalenas decoradas con cremas en forma de copete, azúcar y demás adornos comestibles.

Y el red velvet es un tipo de bizcocho con cacao que debe su nombre al aspecto de terciopelo rojo que tiene. Queda muy esponjoso.

Ingredientes:

  • 55 gr de mantequilla sin sal
  • 145 gr de azúcar
  • 1 cta de cacao puro en polvo
  • 1 huevo
  • colorante rojo
  • esencia de vainilla
  • 125 ml de nata agria
  • 1 chorrito de leche
  • 150 gr de harina
  • 1 cta de bicarbonato
  • 1 cuch de vinagre blanco
  • 250 gr de chocolate blanco
  • 250 gr de queso crema

Elaboración:

Antes de nada, para esta receta usamos un ingrediente que se llama nata o crema agria, no es fácil encontrarlo aquí en España, al menos donde yo vivo. Algunas veces lo he visto en hipers grandes pero no siempre está.

Podemos sustituir la crema agria por la misma cantidad de leche con un chorrito de zumo de limón, que dejaremos reposar una hora o así.

Empezamos batiendo el azúcar con el huevo.

La mantequilla la necesitamos a temperatura ambiente, a punto de pomada, es decir, blandurria.

Añadimos al huevo batido, la mantequilla, vainilla, la crema agria y un chorrito de leche.

Ahora, echamos el cacao y la harina y lo batimos todo.

Ponemos unas gotas de colorante rojo, mezclamos y si es necesario añadimos más, hasta obtener el tono de rojo que deseemos.

En un vasito, ponemos el bicarbonato con el vinagre y, acto seguido, lo añadimos a la mezcla anterior y mezclamos.

Repartimos esta masa en cápsulas para magdalena y lo horneamos, en el horno precalentado, a 180º unos 15 minutos, o hasta que los pinchemos con un palillo y éste salga limpio.

Nos ponemos a preparar la cobertura.

Tenemos que fundir el chocolate blanco, lo podemos hacer en el microondas a golpes de 10 segundos, removiendo entre medias, o al baño maría en el fuego.

Mezclamos el chocolate con el queso crema y lo dejamos reposar en la nevera una hora o así, para que coja consistencia.

Metemos la crema en una manga pastelera con la boquilla que más nos guste y cuando los cupcakes estén fríos del todo los decoramos por encima por la crema de chocolate blanco y queso.

Por último, le podemos poner algo de decoración con sprinkles, bolitas de azúcar, florecitas…

Si queréis ver alguna receta más parecida a estos cupcakes red velvet con cobertura de chocolate blanco, podéis verlas por aquí o en Youtube. También subo cositas por Instagram 😉