iZombie 1×03: Crackers con seso de cordero

izombie crackers tostadas

Este capítulo se lleva la palma en cuanto a la receta se refiere, la más simple, sosa y rápida de toda la serie de iZombie, o de lo que llevamos hasta ahora.

Encima, Liv, se come el cerebro crudo, tal cual, con lo que ni siquiera hará el paso que hacemos nosotros de pasarlo por la plancha!.

Pero bueno, como ya os dije, hay que hacer la colección completa. Ya vendrán vídeos mejores!.

iZombie 1×02: Empanadillas de carne

izombie empanadillas

Como os dije, la primera temporada de iZombie deja un poco que desear en cuanto al aspecto culinario se refiere. El resto no, la serie está genial!.

Por eso, estos primeros vídeos son bastante sosetes, pero… Una colección es una colección y, hay que hacerla completa, que no falte ninguno.

En el capítulo 2 de la primera temporada de Izombie, vemos que se alimenta de una especie de panecillo relleno de carne o, en su caso, de cerebro.

Para poder recrearlo, me he decantado por hacer unas empanadillas de carne picada de cerdo al horno, a las cuales le añadiremos el seso picadito (si queremos eh, sino, lo hacemos sin seso y es una empanada de carne normal)

Costillas de cerdo asadas

costillas de cerdo asadas

Las costillas de cerdo asadas al horno, o costillar de cerdo, es un plato con mucha popularidad entre los carnívoros. Sobre todo, es fácil encontrarlo en los restaurantes de comida americana.

Hay muchísimas formas de preparar unas costillas de cerdo, las más típicas suelen ser el costillar a la barbacoa.

En esta ocasión, vamos a preparar unas costillas de cerdo especiadas al horno muy fáciles de hacer y que quedan deliciosas. Súper jugosas y tiernas.

Milhojas de patata, ternera y rulo de cabra

milhojas

Esta receta de milhojas de patata, ternera y rulo de cabra es una invención mía donde los ingredientes más sencillos se combinan de manera que conseguimos un plato que parece de diseño y alto copete. Y es que, en eso consiste el arte de los fogones, darle un aspecto novedoso a ingredientes sencillos y de toda la vida.

En esta ocasión, he utilizado una variedad de patatas que son de color morado o violáceo, que le da un toque aún más sofisticado. Hace unos años no encontrábamos esta variedad de patatas ni a tiros, sin embargo, hoy día se pueden encontrar con un poco más de facilidad, no es un producto habitual es pequeños supermercados, pero, por ejemplo, en Lidl (que es donde yo las compré) las suelen tener, incluso en un Simply las ví una vez (aunque no las he vuelto a ver). Su precio es un poco mayor que las patatas corrientes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies