Air fryer: El inventazo

¡Hola! Quiero daros mi opinión sobre la air fryer, freidora de aire o freidora sin aceite. Ese electrodoméstico que apareció hace pocos años prometiéndonos frituras deliciosas sin usar ni una gota de aceite.

Yo me decidí a comprarla hace pocos meses y ya la he amortizado con creces.

Cuando salieron las primeras, hace unos años, no me convencían, así que pasaron desapercibidas para mí hasta hace poco.

Desde hace tiempo ya, en casa, procuramos mantener una alimentación sana y equilibrada y, claro, cosas como croquetas o patatas fritas, tan deliciosas, tuvieron que pasar a un segundo o tercer plano y dejarlas para muy de vez en cuando.

Ojo, no quiere decir que por hacerlo sin aceite puedas inflarte a croquetas, para nada, pero sí que pasan de ser un bombazo a poderlas tomar un poco más habitualmente.

Antes, usaba el horno muy habitualmente para cocinar de todo, no me daba pereza ninguna ponerlo, pero… llegó la fantástica subida de la luz… y entonces sí se notaba el abuso de horno… y tuve que disminuir su uso drásticamente (a cero prácticamente) y con ello, las elaboraciones de versiones saludables de cosas originalmente más calóricas.

Entonces fue cuando me volvió a la mente la freidora de aire. ¿Podría ser un aparato de utilidad?. Pregunté opiniones y, aunque en su inmensa mayoría positivas, también las había (aunque muy pocas) malas.

Las conclusiones que saqué fueron:

  • Las opiniones negativas eran de personas que tenían la freidora de hacía años, de las primeras. Las más modernas estaban contentos, con lo cual pensé que habrían mejorado el sistema con el tiempo.
  • La capacidad de la cesta debe ser grande, lo más que te puedas permitir. Es decir, si sois dos personas, no compres una freidora para dos, cómprala para cuatro, porque las cosas se cocinan mejor y más rápido cuanto más pueda circular el aire entre los alimentos. Y, a la hora de la verdad, es un electrodoméstico grande a lo tonto, no hay una diferencia significativa entre el de una capacidad u otra, merece la pena que sea un poco más grande.
  • La potencia tiene que ser superior a 1500W, a menor potencia más tiempo de uso. La que yo elegí tiene 1700W.

Al final, me decidí a coger una en Amazon que estaba de oferta y me costó unos 80 euros. Su precio normal es unos 120 y, más o menos, todas rondan ese precio.

Las hay con más o menos programas, hasta con sistema para asar pollos. También venden accesorios a parte, como cestas o bandejas para cocinar más cosas, ya que la cesta por defecto es una con agujeritos para que circule el aire.

Una vez en casa, lo primero que hice fueron patatas fritas congeladas. El librito de recetas que trae te aconseja unos 14 minutos a 200º. Pues en 10 minutos, a 200º, ya están listas y crujientes.

Desde ese día he cocinado muchísimas cosas diferentes, no sólo fritos. Para mí la air fryer es una mezcla entre freidora y horno. Y, la verdad, es una alternativa maravillosa. Algunas cosas no me gustan como quedan, otras he ido mejorando la técnica, pero mi opinión general es que es genial y merece la pena tenerla.

En general, puedo decir que las cosas tienen mejor sabor haciéndolas aquí que en el frito tradicional. El sabor es 100% el del propio alimento ya que no las sumerges en aceite, también es verdad, que el resultado final, aunque delicioso, de aspecto no es tan bonito y llamativo como frito en aceite. El acabado es más pálido, ligeramente menos uniforme. También es un ahorro en tiempo si lo comparamos con el horno tradicional, ya que no necesita precalentado y es bastante rápida (salchichas en 4 minutos, patatas naturales en 14, congeladas en 10, croquetas en 8 o 9…, la temperatura es ir jugando y probando según nuestra máquina).

En cuanto a consumo de la luz no sólo no he notado un aumento, si no que gastamos ligeramente menos (también hemos tenido especial cuidado con semejantes precios de ahora…)

Cosas que he probado a cocinar y me han gustado (de las que me acuerde que seguro que hay más):

  • Tortilla de patatas. Desde freír las patatas hasta cuajar la tortilla en sí. Aunque el aspecto parece un pastel, el sabor es brutal.
  • Salchichas tipo frankfurt, se cocinan en 4 minutos y se hacen muy bien por dentro.
  • Croquetas, nuggets, varitas de merluza, tortillitas de bacalao, san jacobos… Prácticamente todos los fritos salen deliciosos. Las croquetas, si son caseras, necesitarás un poco de práctica para que se doren y no se revienten (Lo hacen con bastante facilidad) pero de sabor son estupendas.
  • Chips vegetales de berenjena o calabacín.
  • Pizza. Tal cual, como si la metieras en el horno.
Torreznos
Libritos de pollo con calabacín y queso
Paninis
Huevos escoceses
Berenjena con tomate, salmón y mozzarella
tortilla de patata

Cosas que no me han gustado:

  • Huevos fritos. Aunque he visto por Youtube gente que si les sale bien, será cuestión de probar más.
  • Costillas barbacoa. Sólo las he probado una vez, pero creo que el fallo fue mío, que aunque lo puse a potencia más baja aún debería haber estado más flojo aún. La carne no quedó muy tierna.
  • Calamares a la romana y a la andaluza. Probé las dos versiones y no me gustaron ninguna.

La balanza se inclina muy a favor de las cosas que salen bien. He cocinado alguna cosa más elaborada que voy colgando en Instagram.

Como resumen, mi opinión es que merece la pena su compra. Ahorra tiempo, no manchas casi nada, sólo el cestillo y ahorras también en gasto eléctrico. Además es muy versátil, puedes ir probando a cocinar casi cualquier cosa y ver tú mismo los resultados.